sábado, abril 13

Ataque mortal golpea hospital del norte de Gaza: actualizaciones en vivo sobre la guerra entre Israel y Hamas

«Mi experiencia durante el parto fue una pesadilla en todos los sentidos de la palabra, o algo así como una película de terror», dijo Wajiha al-Abyad, de 29 años.

Sus contracciones comenzaron alrededor de las 9 de la noche en octubre. 29. “Llamamos a una ambulancia, pero nos dijeron que no podían venir. Las calles estaban vacías y oscuras, y no se oía más sonido que el de aviones y bombardeos. »

Después de unos 40 minutos llegó una ambulancia. Lo transportó a gran velocidad a través de Deir Al-Balah, en el centro de la Franja de Gaza. “La mayoría de las calles sufrieron graves daños. Me quedé atrapado dentro, luchando contra las contracciones y temblando mientras la ambulancia corría por carreteras en ruinas. »

En Gaza, las mujeres, los niños y los recién nacidos soportan de manera desproporcionada la carga de la guerra, tanto en términos de víctimas como de acceso reducido a los servicios de salud. La ONU estima que hay alrededor de 50.000 mujeres embarazadas en Gaza y que cada día nacen más de 160 bebés.

En cuestión de semanas, la vida de la Sra. al-Abyad había dado un vuelco. Huyó de su casa en la ciudad de Gaza con varios de sus familiares el 1 de octubre. El día 14, después de que el ejército israelí ordenara a más de un millón de personas abandonar el norte de Gaza. Le temía la idea de dar a luz en estas circunstancias. «La tensión y la ansiedad que sentí fueron más dolorosas que las contracciones», dijo.

Desde el comienzo de la guerra, los pasos fronterizos hacia Gaza han estado cerrados, lo que hace imposible que su marido en los Emiratos Árabes Unidos esté a su lado. En cambio, su madre se unió a él en la ambulancia.

Juntos fueron al hospital Al-Awda en Nuseirat, a unos 20 minutos en coche de su casa. Se dieron cuenta de que la sala de maternidad del hospital ya no funcionaba: había sido remodelada para atender a un gran número de heridos de guerra.

«Había mucha tensión y gritos, y los médicos estaban bajo una presión extrema», dijo al-Abyad. «Los pacientes sangraban y no sabían qué hacer por ellos».

Menos de una hora después, la señora al-Abyad dio a luz a un bebé llamado Ahmed. “Cada cinco minutos había bombardeos justo afuera del hospital, tan cerca que las madres escondían a sus recién nacidos debajo de la ropa, por miedo a que las ventanas se rompieran y los vidrios les cayesen encima”, explicó.

«Lo único que pensaba era en ¿cómo me voy a ir? ¿Cómo voy a llegar a casa?».

Ahmed, el hijo recién nacido de Wajiha al-Abyad.Crédito…Wajiha al-Abyad

Temprano a la mañana siguiente, pocas horas después de dar a luz, salió del hospital con su madre y su recién nacido. Caminaron por las calles durante más de tres horas hasta que finalmente pudo detener un automóvil. «Solo estaba rezando para que pudiéramos llegar a nuestro destino», dijo.

La señora al-Abyad con su hijo Taim, de tres años.Crédito…Wajiha al-Abyad

Los funcionarios de salud palestinos dicen que más de 3.300 mujeres y 5.000 niños han muerto desde el inicio de la guerra de Gaza. El territorio ha estado sitiado desde que Hamás llevó a cabo ataques en el sur de Israel en octubre. 7, que mató a unas 1.200 personas, según funcionarios israelíes.

Los bombardeos, los desplazamientos masivos de población, el colapso del suministro de agua y electricidad –así como el acceso restringido a alimentos y medicinas– están perturbando gravemente la atención de la salud materna, neonatal e infantil. Según la ONU, alrededor de dos tercios de los hospitales y clínicas de atención primaria de la Franja de Gaza ya no funcionan. Durante semanas, los funcionarios del Ministerio de Salud de Gaza han estado advirtiendo sobre el colapso del sistema de salud.

«La última vez que pude comprobar la salud de mi bebé fue un mes antes de que comenzara la guerra», dijo Noor Hammad, de 24 años, que estaba embarazada de siete meses. «Tengo mucho miedo de perder a mi bebé».

La Sra. Hammad trabajó como nutricionista antes de que estallara la guerra. Huyó de su casa en Deir Al-Balah después de que su apartamento fuera bombardeado y ahora trabaja como enfermera voluntaria en el Hospital Nasser en Khan Younis durante seis horas al día. Como muchos palestinos en Gaza, bebe agua sucia y come pequeñas cantidades de alimentos procesados ​​y enlatados para sobrevivir. Y le preocupan las consecuencias para el feto.

«Estas comidas no tienen valor nutricional para mí ni para mi bebé», dice.

Después de dar a luz, la Sra. al-Abyad y su hijo Ahmed finalmente regresaron al apartamento en Deir Al-Balah donde viven con su madre, su hijo Taim, de 3 años, así como con sus hermanos y hermanas, su tía y sus primos. ​- alrededor de 20 años. personas en total. Ella dice que ahora mismo Gaza no es un lugar para criar a un recién nacido.

«Estamos tratando de salir de Gaza por cualquier medio posible», dijo. “Quiero vivir en un lugar más seguro, donde haya electricidad, agua y comida, un lugar donde los niños sean respetados.