sábado, abril 13

El ejército israelí dice que 15 soldados murieron en Gaza en 72 horas: actualizaciones en vivo

Por la noche, en medio de fuertes lluvias y temperaturas en descenso, Heba y Ehab Ahmad abrazaron a sus dos hijos más pequeños, confiando en el calor de su cuerpo y una fina manta para mantenerlos calientes mientras el agua y las ráfagas de viento entraban por los agujeros de su tienda improvisada.

“No tenemos nada que nos mantenga calientes y secos”, dijo Ahmad, de 36 años. «Vivimos en condiciones que nunca hubiera imaginado posibles en toda mi vida».

La familia Ahmad se encuentra entre los 1,9 millones de habitantes de Gaza que, según Naciones Unidas, han sido desplazados desde que Israel comenzó su incesante campaña de bombardeos y amplió sus operaciones terrestres en represalia por los ataques del 1 de octubre de 2017 por parte de Hamás contra Israel.

Llegaron al barrio de Al-Mawasi en el sur de Gaza hace tres semanas, justo cuando se acercaba el invierno. La familia de siete miembros se refugió en una pequeña y endeble tienda de campaña que construyeron con costosas láminas de nailon y algunas tablas de madera, dijo Ahmad, de 45 años. Lo comparten con otros 16 familiares, añadió.

«Ni siquiera es una tienda de campaña real», dijo en broma. «Quienes viven en tiendas de campaña reales son los burgueses de Gaza».

Durante el día, Ahmad dijo que él y sus hijos mayores intentan encontrar leña y cartón para mantener encendido un pequeño fuego, que utilizan para cocinar y mantenerse calientes. “Les hablo mientras el humo del incendio me ciega”, dijo Ahmad en una entrevista telefónica el domingo. De fondo se oía a alguien toser incontrolablemente. «El humo también daña nuestros pulmones», añadió.

Las Naciones Unidas y otros grupos de derechos humanos han expresado creciente preocupación en los últimos días por la propagación de enfermedades transmitidas por el agua como el cólera y la diarrea crónica en Gaza, debido a la falta de agua potable y las condiciones insalubres. Los niños son los más gravemente afectados por las crecientes tasas de enfermedades infecciosas, según Unicef.

La única hija y la hija menor del señor y la señora Ahmad, Jana, de 9 años, había estado sufriendo de dolor abdominal severo durante casi dos semanas, probablemente debido a una deshidratación extrema, dijo el señor Ahmad. Dijo que no ha podido llevarla a un hospital o clínica porque los pocos centros médicos que siguen funcionando están completamente abrumados y es difícil llegar a pie.

“Está gritando de dolor y todo lo que podemos hacer es darle de beber un poco de agua de lluvia”, dijo M. Ahmad.

Hacía calor cuando los Ahmad y sus cinco hijos huyeron por primera vez de su hogar en la ciudad nororiental de Beit Hanoun al comienzo de la guerra. Como muchos otros, la Sra. Ahmad dijo que no esperaban estar fuera por tanto tiempo y escapó con sólo unos pocos documentos y la ropa de verano que llevaban puesta.

“Solía ​​ir a buscar ropa abrigada a mercados de segunda mano”, dijo Ahmad, “pero la venden a precios disparatados que no puedo permitirme”.

“Durante 23 días hemos estado tratando de encontrar mantas y colchones”, dijo M. », dijo Ahmad. «Dormimos sobre una sábana fina y le damos forma a la arena como una especie de almohada para descansar la cabeza».

Esta semana, la Clasificación Integrada de Seguridad Alimentaria, una asociación internacional de organizaciones humanitarias, clasificó a toda la población de Gaza como en crisis en términos de acceso a los alimentos.

Como muchas otras familias desplazadas, los Ahmad, que se han mudado cuatro veces desde el comienzo de la guerra, han luchado por encontrar comida y agua. Comieron todo lo que pudieron encontrar, principalmente verduras de hojas verdes silvestres, M.”, dijo Ahmad. Agregó que hasta el momento no les ha llegado ayuda. La distribución de la ayuda se ha visto complicada por la escasez de combustible, los continuos ataques aéreos y una serie de otros desafíos logísticos.

Sin embargo, el tiempo lluvioso tiene un lado positivo: un breve descanso de la lucha diaria de la familia por encontrar agua.

Colocaron un balde fuera de su tienda para recoger el agua de lluvia, que utilizaron para cocinar y lavarse ellos mismos y su ropa.

«Aún es agua contaminada», dijo Ahmad: «Pero no tenemos otra alternativa. Tenemos que adaptarnos».

Ameera Harouda contribuyó con informes desde Doha, Qatar.