sábado, abril 13

La vida en la ciudad de Gaza: privaciones, racionamiento y miedo desesperado

Durante años, Mohammad Matar trabajó para construir tuberías que transportaran agua a través de la Franja de Gaza, desde el norte de Beit Lahia hasta el sur de Rafah. Hoy él mismo apenas tiene acceso al agua.

Matar, un ingeniero civil de 35 años, fue contactado por teléfono el jueves por la tarde en la ciudad de Gaza, donde él y su familia han decidido permanecer incluso mientras las fuerzas terrestres israelíes continúan su implacable ataque contra Hamas.

En una ciudad cada vez más aislada del resto del mundo, Matar describió días llenos de desesperación y miedo.

«He visto muchas películas de terror, pero nunca había visto una película de terror como ésta», dijo. «Estoy seguro de que lo que ves en la televisión no es ni siquiera el 5 por ciento de lo que experimentamos».

Matar dice que su familia, como muchas otras en Gaza, enfrenta escasez de alimentos. No han comido verduras desde hace casi ocho días y no recuerda la última vez que comió pollo o carne. La mayoría de los días, su familia prepara fideos instantáneos al carbón y, aunque una lata suele durar una semana, él los raciona para que cada uno le dure hasta 20 días.

«Estamos tratando de conservar lo que tenemos hasta que la situación cambie, hasta que termine esta triste historia», dijo M. », dijo Matar.

El ejército israelí lleva semanas ordenando a los residentes del norte de Gaza que se vayan en busca de protección, y prevenido que quienes no lo hagan “podrán ser considerados miembros de una organización terrorista”. Durante la semana pasada, cuando Israel comenzó a imponer pausas diarias en los combates, se estima que entre 50.000 y 80.000 residentes huyeron a pie hacia el sur, según UNRWA, la agencia de las Naciones Unidas que ayuda a los palestinos.

Vídeos publicados en redes sociales por el Fuerzas de Defensa Israelíes Muestra a familias, algunas con las manos levantadas, en una vía principal mientras los soldados israelíes las vigilan desde detrás de vehículos militares.

Pero después de huir, siguen siendo vulnerables, según Juliette Touma, directora de comunicaciones de UNRWA. «Esta suposición de que el sur es seguro es falsa», dijo en una entrevista, calificando la orden israelí como un «desplazamiento forzado» que hizo que multitudes marcharan hacia el sur, «deshidratadas, exhaustas y temerosas».

“No hay ningún lugar seguro en Gaza”, afirmó Touma.

Debido a las limitadas comunicaciones y a las interrupciones en el suministro de ayuda, Touma dijo que era imposible estimar cuántos residentes quedaban en la ciudad de Gaza, y añadió que el norte se había convertido en «el más peligroso del mundo».

Mientras las tropas israelíes se involucraban en combates callejeros con Hamás y sus implacables ataques envolvían una mayor parte de la ciudad, Matar y su familia se quedaron.

“Este es nuestro destino”, dijo. «Pero esperamos que Dios cambie la situación».

Durante 10 años, el Sr. Matar ha trabajado en proyectos de infraestructura hidráulica para Saqqa y Khoudary Contracting, una empresa de construcción palestina con sede en Cisjordania. Dijo que sus proyectos, incluida la construcción de depósitos de agua y los sistemas de distribución adjuntos a ellos, ahora están destruidos y estima que se necesitarían meses, si no un año, para restaurar el agua en la Franja de Gaza cuando terminen los combates.

Por ahora, dijo, «ustedes son unos privilegiados si pueden encontrar agua para lavarse las manos o la cara».

El viernes, el Comisario General de la UNRWA, Philippe Lazzarini, dicho que el asedio israelí a Gaza -que limita el acceso a alimentos, agua, medicinas y combustible para los dos millones de residentes atrapados en el enclave- tenía el potencial de producir una «catástrofe mucho mayor», incluida la hambruna.

No hay combustible para hacer funcionar las bombas subterráneas de Gaza. Y como tampoco hay botellas de agua en las tiendas, el señor Matar depende de las reservas de sus vecinos.

“Simplemente tomé un montón de baldes y les pedí que me los llenaran con agua”, dijo. «Ni siquiera sabemos si esta agua es segura o no».

Más allá del miedo a la sed y al hambre, Matar está muy preocupado por la seguridad física de su esposa y sus dos hijas, de 3 y 8 años, que se aferran a su lado en medio de las explosiones. Intenta distraerlos con juegos y risas, aunque sea temporalmente.

“Cuando escucha los misiles mientras duerme, mi hija de 3 años salta”, dijo M. », dijo Matar. «Ella me preguntó: ‘¿Por qué está pasando esto?’ ¿Pero qué puedo decir?”

El propio Sr. Matar tiene problemas para conciliar el sueño estos días y no sabe si se despertará a la mañana siguiente.

“Me siento y oro con mi esposa todo el tiempo”, dijo. «Lo que está sucediendo es más que anormal».

Y añadió: “Quiero que este artículo llegue a las personas que tienen el poder de detener esta guerra. »

Abeer Pamuk contribuyó desde San Francisco.